Los cactus y las crasas pertenecen los dos a la familia de las suculentas. Son plantas muy comunas en hogares y lugares de trabajo ya que son fáciles de cuidar, necesitan un mantenimiento muy bajo y pueden crecer prácticamente en cualquier lugar (interior o exterior).

Son plantas sencillas, pero de gran belleza, con flores atractivas y formas originales, motivo por el cual son unas de las plantas que captivan a más gente.

¿Como cuidarlas?

Riego: necesitan muy poca agua ya que pueden absorber la humedad del ambiente y retenerla en sus hojas y raíces. En verano tendrán suficiente con un riego por semana mientras que en invierno podemos reducir el riego a una vez cada 15 días. Además, necesitan un buen drenaje para poder eliminar el exceso de agua.

Luz: necesitan mucha luz pero la mayoría no toleran el sol directo.